21 de junio de 2022

Licitada la conexión con la vía verde por 603.000 euros

El proyecto tiene dos actuaciones diferenciadas: la creación de un «camino natural» desde el de San Román y la construcción de una pasarela sobre canal, uniendo así la ciudad con el actual tramo ya ejecutado comprendido en la margen derecha y la localidad de Castromocho.

El Ayuntamiento ha sacado ya a licitación pública el contrato del proyecto de construcción del carril-bici que conectará el Camino de San Román con los caminos de sirga del Canal de Castilla y la Vía Verde del ferrocarril del Secundario, más conocido como "Tren Burra". 

El presupuesto máximo fijado a las empresas que estén interesadas en esta adjudicación es de 603.512,03 euros, que serán cofinanciados con los fondos Next Generation de la UE.

El proyecto tiene dos actuaciones diferenciadas. La primera es la ejecución de un «camino natural» por la explanada del antiguo tren Secundario de Castilla, desde el camino de San Román hasta el ramal sur del Canal, uniendo así la ciudad con el actual tramo ya ejecutado comprendido en la margen derecha y la localidad de Castromocho.

Esto exigirá la limpieza y desbroce del camino existente, al que se dotará de drenaje y del que se eliminarán desmontes y terraplenes. Se abrirán y limpiarán las cunetas existentes y se instalarán barandillas de madera y nueva señalización y cartelería que informará del camino natural.

La segunda es la construcción de una pasarela peatonal sobre el canal, para lo que se aprovecharán los estribos del antiguo puente ferroviario. Concretamente, se proyecta un paso para peatones y para ciclistas, mediante la restauración del anterior puente desmantelado, consolidando y rehabilitando los estribos existentes, ejecutando un nuevo tablero de acero corten que se apoya en articulaciones fijas y deslizantes para no transmitir a los citados estribos esfuerzos horizontales significativos debidos a sobrecargas de uso o acciones térmicas.

Las objeciones de la CHD retrasan los itinerarios peatonales

De los seis proyectos vinculados a fondos Next Generation que ya tienen el visto bueno del Gobierno, solo queda uno por sacar a licitación: el Itinerario peatonal accesible en la ribera urbana del río Carrión entre Puentecillas y el puente Mayor, con un coste estimado de 865.986 euros, cofinanciado con fondos Next Generation. Las objeciones que, según fuentes municipales, está poniendo al proyecto la Confederación Hidrográfica del Duero están retrasando el inicio del proceso de contratación.

Diario Palentino, 21 Junio, 2022.

20 de junio de 2022

Tres bomberos voluntarios heridos tras volcar con su camión

El accidente se ha producido sobre las 19:50 horas en la carretera PP-9221 a la altura de Castromocho. Se dirigían a extinguir un incendio en una nave de Castromocho. Los heridos, vecinos de Ampudia, sufrieron el siniestro cuando el camión que les transportada se salió de la vía. Dos fueron derivados al hospital Río Carrión y el tercero a Valladolid.

Tres bomberos voluntarios del parque de Ampudia, adscritos a la Diputación Provincial, resultaron heridos hoy como consecuencia de un accidente de tráfico ocurrido en las inmediaciones de Castromocho cuando se dirigían a trabajar en las labores de extinción de un incendio declarado en una nave de la citada localidad, según confirmaron a Diario Palentino fuentes del Servicio 112, del propio parque y de la Guardia Civil de Tráfico.

Las mismas fuentes indicaron que el accidente de produjo sobre las 19,52 horas en el kilómetro 1,400 de la carretera PP-9221, a la altura de Castromocho, cuando el camión URO sufrió una salida de vía por el margen izquierdo, volcando posteriormente.

Fuentes de la Guardia Civil de Tráfico indicaron a Diario Palentino que probablemente el accidente se produjo como consecuencia del reventón de la rueda delantera izquierda.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó un equipo médico adscrito a la Zona Básica de Salud de Villarramiel, así como un helicóptero medicalizado, una UVI móvil y una ambulancia de soporte vital básico. Al cierre de la edición, fuentes consultadas indicaron que los tres fueron atendidos en el lugar del siniestro y posteriormente dos de ellos fueron trasladados hasta el hospital Río Carrión y el tercero en helicóptero a un centro sanitario de Valladolid.

Por lo demás, bomberos voluntarios de Venta de Baños tuvieron que hacerse cargo de las labores de extinción del incendio de la nave en Castromocho en sustitución de sus compañeros accidentados, vecinos los tres de Ampudia.

Diario Palentino, 20 Junio, 2022

19 de junio de 2022

Beatificados 27 dominicos en Sevilla, seis de ellos palentinos

Fueron perseguidos y represaliados en Almagro (Ciudad Real) y en Almería. Proceden de Castromocho, Becerril de Campos, Fuente Andrino, Revilla de Collazos, Villaherreros y Amusco.

La Orden de Predicadores, los dominicos, cuenta desde ayer con 27 nuevos beatos, mártires de la persecución religiosa en la España de los años treinta del siglo XX, tras la ceremonia celebrada en la catedral de Sevilla presidida por el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos. La beatificación fue aprobada por el Papa Francisco en diciembre de 2019 y, a causa de la pandemia, se tuvo que retrasar. Los dominicos, una institución con más de ocho siglos, aumenta su presencia en el santoral de la Iglesia Católica con «unos referentes de perdón y reconciliación en momentos límite», según señaló la Archidiócesis de Sevilla.

Los 27 nuevos beatos, que fueron asesinados entre el verano de 1936 y comienzos de 1937 -seis de ellos palentinos- son veinte sacerdotes, estudiantes, novicios y hermanos del convento de Almagro (Ciudad Real); cinco frailes y un laico dominico del convento de Almería, y una monja dominica martirizada en Huéscar.

Los palentinos son Natalio Camazón, sacerdote (Castromocho-1873); Antonio Trancho, sacerdote (Becerril-1900); Ovidio Bravo, hermano cooperador (Fuente Andrino 1908); Santiago Aparicio, profeso estudiante (Revilla de Collazos-1913); José Garrido, sacerdote ( Villaherreros-1893) y Juan Aguilar, sacerdote (Amusco-1886).

En su homilía, el prefecto destacó que estos mártires fueron «personas humanamente muy diversas, con sus caracteres e historias personales», pero a las que les unía el carisma dominico. Se ha detenido especialmente en el caso de la religiosa beatificada, sor Ascensión de San José, que fue martirizada al negarse a pisar el crucifijo. El cardenal Semeraro afirmó que «estos cristianos hacen plantearse a quienes contemplan sus vidas interrogantes irresistibles ¿Por qué son así? ¿Qué es eso que los inspira? ¿Por qué están con nosotros? Ese testimonio constituye de por sí una proclamación silenciosa, pero a la vez clara y eficaz de la Buena Nueva». Entre los participantes en la ceremonia destacaron el arzobispo de Burgos; los obispos de Almería, Canarias, Guadix, León, Palencia y el auxiliar de Madrid; y el maestro general de la Orden de Predicadores; el prior provincial de los dominicos de la Provincia de Hispania y el presidente de Confer España.

Europa Press, 19 Junio, 2022.

16 de junio de 2022

Beatificación de P. Natalio Camazón Junquera, O.P, el próximo domingo en Sevilla

La catedral de Sevilla acogerá el próximo sábado 18 de junio el reconocimiento a la labor apostólica desarrollada los frailes dominicos que fueron perseguidos y represaliados en 1936 en Almagro (Ciudad Real) y Almería entre los que se encuentra un hijo de Castromocho, el dominico Natalio Camazón.

El 21 de julio de 1936 los frailes del convento de la Asunción de Almagro se alertaron ante la humareda que se elevaba sobre los cielos. Varios acudieron para tratar de sofocar las llamas que envolvían la cercana iglesia de Madre de Dios.

No pudieron hacer nada. «La muchedumbre de exaltados los echó de allí», cuenta la causa de la beatificación de los 27 dominicos (26 hombres y una mujer), entre ellos cinco leoneses, que el próximo sábado día 18 serán elevados a los altares en Sevilla.

A las pocas horas, el alcalde de Almagro, Daniel García Prieto, visita a los frailes y les advierte de «la conveniencia de que dejen el pueblo». El convento es registrado por la noche en busca de armas. En los días sucesivos el alcalde vuelve a insistir en que se marchen y les ofrece salvoconductos.

Fue el comienzo de una de las tragedias de la Guerra Civil que los dominicos recuerdan con todo detalle en el expediente de beatificación de 27 de sus religiosos fusilados entre julio y agosto de 1936 que pertenecían a los coventos de Almagro (Ciudad Real), Almería y Huéscar (Toledo).

En el cenobio de la localidad manchega no estaban todos los frailes. Una parte se había ido a pasar las vacaciones a otros conventos o a sus pueblos de origen. El relato oficial de la causa señala al Ateneo Libertario como responsable de la presión sobre los frailes dominicos. El 24 de julio, el alcalde es tajante. Les ordena marchar y al día siguiente comienzan la evacuación. Inicialmente se refugian en casas particulares pero se da la orden de confinarlos juntos en una casa deshabitada cercana a la que iglesia incendiada.

Los cocineros iban a diario al convento para hacer la comida y llevarla. Están pendientes de las noticias del avance de las tropas franquistas. Pero la provincia de Ciudad Real no fue ocupada por los rebeldes hasta 1939 y de hecho, la capital casi llegó a duplicar su población por las oleadas de refugiados que llegaban de desde las provincias del sur.

El 26 de julio de 1936 el alcalde de Almagro empezó a expedir los salvoconductos a los dominicos. De nada les sirvió. Los tres primeros que subieron al tren con destino a Madrid fueron interceptados en la estación de Miguelturra (Ciudad Real). Fueron abatidos entre las vías. Otro grupo fue interceptado en la estación de Manzanares (Ciudad Real) el 3 de agosto. Los frailes fueron encarcelados durante cinco días y fusilados en las tapias del cementerio. Los que permanecían en Almagro iban a ser trasladados a Madrid por guardias de asalto. Pero la noche del 13 de agosto, la casa prisión donde se encontraban fue asaltadas por miembros del comité del Ateneo Libertario. Separaron a los más jóvenes y el resto fueron atados de dos en dos, excepto el prior, el padre Marina, y conducidos a dos kilómetros de Almagro, donde fueron fusilados. Los leoneses víctimas de esta matanza son Arsenio de la Viuda, nacido en Valdespino Vaca (Diócesis de León). Tenía 56 años y había ingresado en la orden con 27 años como hermano de obediencia. Sirvió a la comunidad en diversos menesteres y fue el encargado de socorrer diariamente a los pobres y visitar a los enfermos. «Era un hombre afable, alegre y muy trabajador», comenta fray Gaspar Ortega, dominico leonés que ha estado vinculado al convento de Almagro.

Fue «fusilado simplemente por ser fraile» dice el dominico acerca de otra de las víctimas, Santiago de Prado, natural de Mata de Monteagudo y que contaba con 30 años de edad cuando lo mataron. Había sido limosnero del convento de las Madres Capuchinas de Toledo en 1933 y desde allí se puso en contacto con los dominicos de Almagro. Fue uno de los fusilados en Migueturra.

Pedro López nació en Nogarejas de la Valdería, diócesis de Astorga, y tenía 27 años cuando fue fusilado. Había estudiado filosofía y teología en el convento de Almagro. Por sus dotes intelectuales fue enviado a Roma donde se doctora en teología y también se ordena de sacerdote. Volvió a Almagro en 1.935 como profesor de teología, aunque su tarea solo durará un año, ya que fue fusilado en Almagro, después de sufrir humillantes torturas.

Otro de los beatos también es natural de Nogarejas de la Valdería. Francisco Santos, el más joven de los cinco leoneses, tenía tan solo 23 años. Había ingresado en el convento de Almagro en 1929. No llegó a terminar la carrera sacerdotal. El quinto dominico leonés que será beatificado el sábado en Sevilla es Fernando de Pablos, de Valcuende, diócesis de León fue fusilado en Almería. Tenía 60 años. Estudió Magisterio y fue maestro en Calaveras de Arriba. En 1893 ya está en Almería, dando clases el colegio de Cuevas de Vera que regentan los dominicos. En 1901 ingresa en la Orden Dominicana como Hermano de Obediencia. puesto del que nunca quiso ascender. En 1904 ya está en Almagro como docente y catequista.

A partir de marzo de 1939, cuando las tropas franquistas toman Ciudad Real, una fuerte represión se cierne sobre esta villa manchega. En 2021 se exhumó una fosa con unos 70 fusilados.

Ana Gaitero, Diario de León, 16 Junio, 2022.

20 de mayo de 2022

El último tren

El libro escrito por Ignacio Martín y Wifredo Román, 'Secundarios de Castilla', hace un repaso por la historia, los vestigios aún existentes y los recuerdos de quienes conocieron aquellos históricos ferrocarriles.

Los antiguos ferrocarriles de vía estrecha de Tierra de Campos, popularmente conocidos como tren burra, son los protagonistas de un nuevo libro escrito por Ignacio Martín y Wifredo Román, que tiene por título Secundarios de Castilla. Esta obra recuerda a unos trenes que circularon entre 1884 y 1969 y que fueron creados para impulsar el comercio del cereal y el tráfico de viajeros.

Aquellos ferrocarriles secundarios tuvieron una extensión total de 226 kilómetros de vías y circularon por cuatro provincias: Palencia, Valladolid, León y Zamora, territorios en los que fueron edificados 32 estaciones y tres apeaderos. El tren burra llegó a dar empleo a 400 trabajadores, ferroviarios que prestaron sus servicios en las cuatro líneas administradas por la compañía de los Secundarios de Castilla: la de Palencia a Villalón, la de Valladolid a Medina de Rioseco, la de Medina de Rioseco a Villada y la de Medina de Rioseco a Palanquinos. 

Sin embargo, a pesar de su indudable aportación a la economía de decenas de pueblos y al servicio que durante años prestó a las gentes de Campos, el tren fue quedando paulatinamente obsoleto, condenado en gran medida por la falta de inversiones que hicieran competitivas sus instalaciones y perjudicado también por la creciente competencia del transporte por carretera. En ese contexto, el 11 de julio de 1969 se produjo el cierre definitivo de todas las líneas. 

El libro Secundarios de Castilla, que acaba de llegar a las librerías, recuerda la trayectoria de este histórico ferrocarril y, al mismo tiempo, recoge los restos materiales todavía existentes en muchos pueblos. Unos vestigios que en algunos casos han sido rehabilitados y preservados, pero que en otros muchos se encuentran en ruina o, directamente, han desaparecido. Entre estas construcciones había estaciones, almacenes, servicios, cocheras, depósitos de agua, puentes, apeaderos, casillas o garitas de los guardagujas. 

La publicación, a su vez, constituye una recopilación de la memoria colectiva y emocional de la gente de Tierra de Campos, ya que para su elaboración han sido entrevistadas decenas de personas de los pueblos por los que transitaba el ferrocarril. Entre ellas hay ferroviarios o familiares de los trabajadores del tren, pero también muchos mayores para los que el Secundario fue un elemento cotidiano en su vida y que en este libro aportan sus recuerdos y vivencias. 

Además, conduce al lector por cada una de las poblaciones por las que circuló el ferrocarril, que provocó una revolución en los transportes, destacando los aspectos más relevantes que pueden hallarse en cada una de ellas, más allá de los restos vinculados con el tren, ofreciendo así un sugerente recorrido por una tierra repleta de rincones fascinantes. En el caso de Palencia, el libro inicia su recorrido por la capital, donde el tren partía de la estación de Los Jardinillos, y añade después un completo periplo por Villamartín de Campos, Mazariegos, Baquerín, Castromocho, Villarramiel, Boadilla de Rioseco, Villacidaler y Villada. 

Otro elemento destacado de la edición son las excepcionales fotografías antiguas que la ilustran, unas imágenes que han sido obtenidas de archivos, álbumes particulares y colecciones de varios fotógrafos europeos que en los años cincuenta y sesenta recorrieron las líneas del Secundario, como Lawrence Marshall, Jeremy Wiseman, Otto Kurbjuweit o Trevor Rowe. 

A su vez, en un apartado final, el libro recoge las diferentes vías verdes que desde los años noventa se han creado en los antiguos trazados del ferrocarril, unas rutas de bicicleta y senderismo que unen Palencia con Castromocho, Cuenca de Campos con Villalón y Valencia de Don Juan con Castrofuerte, además de una cuarta que discurre íntegramente por el municipio vallisoletano de Zaratán. 

Autores. Los autores del libro son Ignacio Martín Verona (Valladolid ,1966) y Wifredo Román (Palencia,1976).

Ignacio Martín es jurista de profesión y autor de las novelas Crónica de una conspiración carlista (2006), La corte de los ingenios (2013) y La tabla de Himmler (2016), además del libro, Relatos del diablo (2019). Obtuvo el premio Letras Jóvenes de Castilla y León en el año 1990 y fue finalista del premio Ateneo Ciudad de Valladolid en 2005.

Wifredo Román es editor, historiador y periodista. Ha escrito los libros Castillos de ceniza: historia de los cines en la Montaña Palentina (2002), El Pozo Calero: historia de la minería en el valle de Santullán (2004), Castrejón de la Peña: historia y tradiciones del municipio (2005), Santullán y La Braña: un recorrido por los municipios de Barruelo y Brañosera (2009) y Combate en la Montaña: el frente de Palencia y Cantabria en la Guerra Civil (2 vols., 2015 y 2017). Además, ha publicado varios artículos en la Colección de Historia de la Montaña Palentina, el último de ellos Antes del silencio: recuerdos de los últimos habitantes de Valsurbio (2019). 

El libro Secundarios de Castilla ha sido publicado por el sello palentino Aruz Ediciones y se encuentra ya a la venta en las librerías de Palencia y de la provincia al precio de 21 euros.

Diario Palentino, 20 Mayo, 2022.

28 de abril de 2022

Ovación y vuelta al ruedo para el filial del Palencia Cristo

El equipo que entrena el ex-torero Carlos Doyague firma un año de ensueño y se sitúa quinto a dos puntos de la fase de ascenso tras lograr el objetivo de la salvación.

La vida es sueño, que decía Pedro Calderón de la Barca en su genial obra de teatro, y muchas veces esos sueños se cumplen. Algo parecido ha debido pensar estos días el ex-torero Carlos Doyague, que acaba de cumplir cuatro años desde que tomara la alternativa entrenando al filial del Palencia Cristo tras su retirada de los ruedos, de la que ya se cumplen cerca de ocho años. Un recuerdo que permanece con cariño en la mente del entrenador morado. «El toro me formó como persona y soy lo que soy gracias a él. Si volviera a nacer siete veces volvería a ser torero, aunque me encanta ser entrenador», reconoce Doyague, que puede presumir de cumplir ambos sueños. Pero con el mundo del toro aparcado, otra afición floreció con el paso de los años, aunque realmente siempre existió desde pequeño: el fútbol.

Una ilusión que durante cuatro años ha ido creciendo en el banquillo morado, desde la Provincial a esta última temporada en Regional, donde el conjunto palentino está cerca de dar la campanada, ya que ocupa la quinta posición y está a dos puntos de jugar por el 'play-off' de ascenso. «Por suerte, tengo un equipo muy joven, con mucha ilusión y con grandes aspiraciones. Los jugadores son los primeros que han creído en esto y que han sido capaces de lograrlo. Nosotros siempre les hemos hablado con mesura del objetivo real de los 40 puntos para lograr la salvación. Una vez que se ha conseguido, les hemos invitado a soñar y ahora estamos trabajando a buen nivel para lograrlo», explica el extorero palentino.

Unos números que invitan al optimismo y que completan el ascenso personal y colectivo del equipo en la categoría, después de que el pasado año ya sorprendiese con su juego. «La temporada anterior era más de trámite porque estábamos con la covid, además era mi primera temporada en una categoría como la Regional, más difícil de lo que la gente puede pensar. Quería ver donde estaba mi techo y salieron las cosas bien, y eso me animó a seguir mejorando con ilusión. Este año, tras la reestructuración en la plantilla y el cuerpo técnico y cambiar alguna dinámica en los entrenamientos, hemos conseguido hacer un buen trabajo en una liga que, sobre el papel, es mucho más complicada que la del año pasado», señala Doyague, que de momento parece que no ha llegado a tocar su techo deportivo.

En el último encuentro, el disputado el pasado fin de semana contra el Villarcayo, terminó con goleada (5-2). «Más que el resultado, lo que importan son las dinámicas. Llevamos mucho tiempo sin perder y en casa solo nos ha ganado el Becerril, en un partido muy competido. El habernos hecho fuertes en casa nos ha dado la fuerza necesaria para estar donde estamos», confiesa el técnico.

El preparador palentino reconoce que lo que tiene por delante son cuatro finales. Los morados deben enfrentarse este fin de semana al Briviesca fuera; al Tardelcuende, en casa; al Uxama, como visitante; descansarán en la jornada 33 y acabarán el torneo regular ante el Racing Lermeño en casa. «Nuestras opciones pasan por ganar los cuatro partidos que nos quedan. Si lo logramos, jugaremos el 'play-off', que es algo increíble para nosotros. Todo pasa por no liarla estas jornadas, descansar y que se den los resultados. Es difícil, pero sabemos a lo que nos enfrentamos», afirma el técnico palentino.

El primer equipo

Un excelente trabajo que también sirve para complementarse con el primer equipo, que actualmente ocupa puestos de 'play-off' de ascenso a Primera RFEF. «Este año era muy difícil para ellos porque eran nuevos en la categoría, con un presupuesto más bajo, un cuerpo técnico local y una base con un 80-90% de palentinos. Al comienzo podías pensar que era un año de sufrimiento para los dos equipos, pero cuando pasan los meses y los resultados y el trabajo se dan, todo sirve para valorar el trabajo de los técnicos de casa y los jugadores locales. Es bonito y bueno para nosotros, también para Palencia», destaca el extorero.

El filial ha aportado calidad al primer equipo con jugadores como Manu Martín, que con su gol salvaba el partido ante el Arenteiro con el primer equipo. «Rubén Gala y yo somos buenos amigos y trabajamos bien juntos. El primer equipo tiene una plantilla corta, sobre todo en los puestos de arriba. Aprovechamos la buena dinámica que tenía Manu con el filial, después de que marcara muchos goles con el equipo. Adía de hoy es jugador del primer equipo y me alegro mucho por él. Está en una categoría que no se podía imaginar el pasado año», afirma Doyague.

Tampoco faltan los elogios por parte del entrenador del filial morado para otro equipo palentino, el Becerril. «Están haciendo una campaña impresionante. Que un equipo con una plantilla corta, con problemas y que a estas alturas de la Liga no hayan perdido, lo dice todo», apunta Carlos Doyague que quiere mostrar su temple con la muleta en esta parte final del torneo.

El Norte de Castilla, 28 Abril, 2022.


2 de abril de 2022

Una apuesta por el medio rural

Este bar restaurante se adapta a los gustos de sus clientes y entre sus propuestas culinarias no faltan la cecina de Villarramiel, la morcilla de Villada o los productos de Selectos de Castilla.

Apenas han pasado tres semanas desde que nuestro paisano Andrés Enríquez abriera en Venta de Baños el restaurante La Tapería VdB. La necesidad de ampliar la oferta hostelera en la zona y dar servicio a los huéspedes del hotel, así como a los trabajadores del polígono hicieron que Andrés se pusiera manos a la obra y diera una nueva vida a este local ubicado en la Avenida de Burgos, Nº 9.

El esfuerzo ha sido mayúsculo y la recompensa es el regreso de sus clientes, así como su satisfacción. Para ello, este bar abre sus puertas antes de que amanezca, pues de lunes a viernes su persiana se levanta a las 6 horas con los desayunos listos para ser servidos. Tostadas de jamón, de aceite o de mantequilla y mermelada llenan la barra. Mientras, las cocinas se preparan para la hora del almuerzo, con sus exquisitas raciones de callos, jijas, careta, morro u oreja, platos que hacen las delicias de muchos empleados del polígono industrial venteño.

La hora de la comida también es clave y cabe señalar que trabajan con productos de gran calidad, así como de proximidad, como la morcilla de Villada o la cecina de Villarramiel; mientras cobran peso los alimentos de temporada, como los caracoles en este mes de abril que acaba de comenzar.

Tampoco faltan la menestra palentina, una de sus especialidades por su riquísimo sabor, o el cabrito asado. Sin dejar de mencionar su famoso cocido tres vueltas en el menú de los sábados. Y es que, este copioso plato se sirve de tres veces, como su nombre indica: primero la sopa, seguida de los garbanzos y la verdura y, por último, la carne, es decir, el morcillo, el chorizo, la gallina y la morcilla. Una vianda tradicional que se puede degustar por 18 euros.

La Tapería VdB también ofrece cenas a diario, tanto a los huéspedes del hotel como al resto de clientes que quieran disfrutar de la última comida del día.

Su cocina abre pronto y no cierra hasta las 22,30 horas, por lo que puede acudir sin prisa a degustar cualquiera de sus especialidades.

Además, podrá disfrutar de su agradable decoración en un comedor con cabida para 60 comensales, ideal para mantener la distancia de seguridad.

El Diario Palentino, 2 Abril, 2022.