lunes, abril 04, 2016

Familia Caballero-Clérigo: agricultores

 Florencio, Angelines y Antonio viven dedicados al campo. En su caso, la agricultura es una pasión compartida en familia. “Hoy hago 65 años y no pienso jubilarme porque esto me gusta mucho”, dice Florencio.

La familia Caballero Clérigo nos recibe en su casa, en Castromocho (Palencia), para compartir con nosotros su día a día en el campo. La vida de Florencio y Angelines es una historia de amor ligada al campo. Juntos formaron una familia y hablan orgullosos de sus tres hijos. Pero solo el más pequeño de los tres, Antonio, ha querido seguir trabajando junto a ellos en el campo. En la actualidad, cultivan más de 500 hectáreas en cinco términos municipales de la zona. Los cultivos que la familia tiene son en su mayoría maíz, girasol, alfalfa, trigo, cebada... Su pueblo de toda la vida, Castromocho, tiene menos de 200 habitantes censados de los que solo 8 se dedican a la agricultura, cuando hace años eran casi 40. Ellos se sienten muy unidos al pueblo, Florencio es el Alcalde y Angelines la Juez de Paz.

Florencio cumple 65 años y no piensa en jubilarse porque la agricultura le gusta y mucho. Afirma que todos los inicios son difíciles, que en su familia empezaron con 7 u 8 mulas y alguna hectárea y fueron creciendo poco a poco. Reconoce también que en los jó- venes está el futuro, pero que empezar sin nada es prácticamente imposible. “Arreglar o comprar un tractor es mucho más caro que antes y los precios de la agricultura prácticamente se han mantenido”, señala Florencio. Angelines, por su parte, recuerda como desde pequeña sus padres le inculcaron las costumbres de la labranza en el campo y que, a día de hoy, le siguen apasionando tanto como el primer día. Ella es la única de tres hermanas que quiso continuar con la herencia familiar y, aunque actualmente se dedica a la agricultura, cuenta que en su familia han sido también ganaderos y cómo disfrutaba cuidando de los animales. Lamenta no poder seguir desarrollando esa labor, pero le gusta mucho lo que hace y el poder compartir su profesión con su familia. Sonríe recordando sus momentos con su padre ayudándole en las labores del campo. “Yo soy muy feliz dedicando mi día a día al campo” afirma Angelines.

Antonio desde joven ayudaba a sus padres en el campo, aunque antes de dedicarse a la agricultura probó a trabajar por cuenta ajena en varias empresas. Florencio comenta entre risas: “Yo decía, cuándo se dará cuenta mi hijo de que la comodidad y la paz la tiene aquí y deja de ir a buscarla todos los días”. Florencio y Angelines recuerdan cómo gracias a los avances tecnológicos en agricultura todo es mucho más fácil y cómodo ahora. Antonio nos cuenta que desde hace 10 años se dedica profesionalmente a la agricultura y desde el principio es socio de Agropal. Además, recoge alfalfa para la cooperativa. “En Agropal, el socio siempre tiene prioridad ante cualquier servicio” señala Antonio.
El matrimonio lleva más de 20 años como socios en Agropal y nos cuentan que cuando se hizo el almacén de Agropal de Castromocho le facilitó muchísimo su labor. El poder llevar la cosecha y acudir allí siempre que necesitan algún tipo de suministro lo valoran mucho. “Los jóvenes son ahora el futuro igual que lo fui yo”, señala Florencio. Su generación vivió el paso del empleo de animales en la labranza así como los primeros y rudimentarios tractores. Cuenta divertido cómo él ayudaba a su padre con el tractor pues al principio le decía “so” para pararlo y acababan en el arroyo. Paradojas de la vida, ahora es él al que su hijo le enseña a programar un moderno tractor con GPS incorporado. Recuerda Florencio que Agropal ha evolucionado mucho, estando siempre muy pendiente de los últimos avances y los ha puesto en práctica. De este modo, ha crecido la cooperativa y se ha buscado siempre el máximo beneficio para todos los socios. “Agropal te da un servicio y te lo da en el pueblo”, afirma Florencio. Entre los nuevos servicios que la familia está usando, se muestran muy satisfechos con los seguros con muy buenas coberturas y facilidad de pago.

Una familia que transmite profesionalidad y pasión por el campo, y dejan claro cómo van a continuar con esta profesión hasta que “el cuerpo aguante” pues les gusta y no se imaginan haciendo otra cosa que no sea estar en contacto con la tierra y su pueblo.

Agropal, nº 140, pp. 28-29, abril, 2016.