miércoles, febrero 24, 2016

El Camino del "Tren burra" y el Canal de Castilla conforman un todo.

El itinerario de la "Vía Verde", con un presupuesto de 971.816 euros y unos 30 kilómetros, se desarrolla entre Palencia, Grijota, Villamartín, Mazariegos, Baquerín y Castromocho.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente inició el pasado noviembre las obras para acondicionar como Camino Natural Vía Verde el antiguo trazado del llamado Tren Burra. La actuación afecta al tramo Palencia, Grijota, Villamartín de Campos, Mazariegos, Baquerín de Campos y Castromocho, que se enlaza con los ramales Sur y Campos del Canal de Castilla, que quedan unidos.

Los trabajos previstos incluyen la adecuación de la plataforma, adaptándose a los distintos tramos del camino, así como la ejecución de las obras de drenaje necesarias para evacuar las aguas, tanto longitudinales como transversales. Además, se restaurarán y acondicionarán los antiguos pasos ferroviarios, habrá plantaciones lineales y se instalará mobiliario y señalización direccional, preventiva e informativa.

Los trabajos, que ejecuta Tragsa, se prolongarán hasta noviembre, con labores realizadas ya a día de hoy de desyerbado y explanado del recorrido. Asimismo se interviene en el sexto de los 31 pasos en los que hay que hacerlo, en algunos con cañas hormigonadas y placas. Se empleará zahorra artificial, sin arcilla, con lo que se evita que se genere barro.

El itinerario, que tendrá una longitud aproximada de 30 kilómetros, conlleva una inversión del Ministerio de 971.816 euros. 

Este proyecto ofrecerá al usuario nuevas posibilidades de ocio y una forma de turismo alternativa y respetuosa con el entorno, educación ambiental e interpretación de la naturaleza. También proporcionará una herramienta para el ejercicio de actividades educativas y culturales que ayuden a una mayor integración y mejor conocimiento del entorno. 

Gracias a estas infraestructuras se incentiva el turismo rural favoreciendo el desarrollo socioeconómico de las zonas rurales, además de recuperar el uso del dominio público. Por otro lado, estos itinerarios ponen en común naturaleza, patrimonio histórico y/ cultural o gastronomía, además de mejorar la calidad de vida y la salud de la población que los utiliza. El proyecto cumple con los criterios del Programa de Caminos Naturales desarrollado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Marino y se unirá a los más de 8.800 kilómetros existentes de Caminos Naturales construidos desde 1993. Con ello, se contribuye a diversificar la actividad económica impulsando la oferta turística, y se potencia la conservación de los espacios naturales a través de la educación medioambiental, preservando los recursos de la zona de influencia del Camino Natural. Al mismo tiempo se favorece la conservación del patrimonio cultural y tradicional, dotando de nuevas funcionalidades a infraestructuras abandonadas, permitiendo así el cuidado y transmisión del legado cultural de la zona.

Por otra parte, el pasado diciembre finalizaron las obras de construcción del Camino Natural del Románico Palentino, con un recorrido de 102,7 kilómetros. En los trabajos de acondicionamiento y señalización el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha invertido 898.545 euros. Con este Camino se ponen en valor los importantes recursos naturales y artísticos de la Montaña Palentina.

El itinerario, de algo más de un centenar de kilómetros, se ha dividido en tres rutas:

Del Carbón de Cok, que tiene una longitud total de 66.165 metros. Comienza en Alar del Rey (hasta donde llega el GR-89 Canal de Castilla) y finaliza en San Cebrián de Mudá, donde enlaza con el GR-1 Sendero Histórico que discurre por todo el norte peninsular.
Santibáñez de Ecla-Payo de Ojeda: parte de la ruta del Carbón de Cok, en la localidad de Santibáñez de Ecla y cuenta con una longitud total de 14.000 metros.

Perazancas de Ojeda- Dehesa de Montejo: es una ruta circular que tiene su origen y final en la Ruta del Carbón de Cok. Con una longitud de 22.550 metros, su objetivo es poder acercarse a las iglesias románicas más reseñables de la comarca de la Ojeda. Estas rutas permiten combinar usos de carácter social como el senderista, peatonal o ciclista y favorecer la conservación del patrimonio cultural y tradicional del lugar. También potencia el desarrollo socioeconómico de las zonas rurales gracias a la fijación de la población y la revalorización y dinamización de los núcleos de población incluidos en el trazado.

El del Tren Burra y este último del Románico Palentino están promovidos por la Diputación de Palencia en el marco de un Plan Provincial de Vías Verdes y Caminos Naturales.

diariopalentino.es - miércoles, 24 de febrero de 2016