jueves, noviembre 26, 2015

El Ministerio de Agricultura inicia el acondicionamiento como camino natural del viejo ‘tren burra’

El itinerario, ideado como una nueva forma de turismo, discurrirá por Tierra de Campos durante un recorrido de 30 kilómetros.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente va a iniciar las obras para acondicionar como camino natural la antigua vía ferroviaria del tren secundario de Castilla, actualmente abandonada, dentro de los límites de los términos municipales de Palencia, Grijota, Villamartín, Mazariegos, Baquerín de Campos y Castromocho, en la provincia de Palencia. El itinerario tendrá una longitud aproximada de 30 kilómetros y contará con un presupuesto de 971.816 euros.

Los trabajos previstos incluyen actuaciones de adecuación de la plataforma, adaptándose a los distintos tramos del camino, así como la ejecución de las obras de drenaje necesarias para evacuar las aguas, tanto longitudinales como transversales. Además, se restaurarán y acondicionarán los antiguos pasos ferroviarios y se dotará al camino con el mobiliario y la señalización pertinente.

Este proyecto ofrecerá al usuario nuevas posibilidades de ocio y una forma de turismo alternativa y respetuosa con el entorno, además de favorecer la educación ambiental y la interpretación de la naturaleza. También proporcionará una herramienta para el ejercicio de actividades educativas y culturales que ayuden a una mayor integración y mejor conocimiento del entorno.

Gracias a estas infraestructuras, se incentiva el turismo rural, favoreciendo el desarrollo socioeconómico de las zonas rurales, además de recuperar el uso del dominio público. Por otro lado, estos itinerarios ponen en común naturaleza, patrimonio histórico y cultural y la gastronomía, además de mejorar la calidad de vida y la salud de la población que los utiliza.

El proyecto cumple con los criterios del Programa de Caminos Naturales desarrollado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Marino y se unirá a los más de 8.800 kilómetros existentes de caminos naturales construidos desde el año 1993. Con ello, se contribuye a diversificar la actividad económica de la región potenciando la oferta turística, y se potencia la conservación de los espacios naturales, preservando los recursos de la zona de influencia del camino natural. Al mismo tiempo, se favorece la conservación del patrimonio cultural y tradicional.

El Norte de Castilla, 26 Noviembre 2015.