jueves, noviembre 27, 2014

Subvención para el alumbrado público

Castromocho ha sido beneficiado por la Diputación con una subvención de 15.000€ para cambiar el antiguo alumbrado público por uno más moderno basado en la tecnología LED.

Como ya se informo en esta web el pasado 15  de febrero de 2014, el alcalde de Castromocho, Florencio Caballero, se reunió con el presidente de la Diputación Provincial con el fin de conseguir ayudas para el alumbrado municipal en base a la convocatoria hecha por este organismo.

El resultado no ha podido ser mejor, Castromocho ha sido incluido en la lista de municipios provinciales que puede beneficiarse de tal ayuda con una cantidad de 15.000€ (la cantidad máxima a la que se podía aspirar).

Las obras ya están en marcha con el fin de que para Navidades Castromocho disfrute de una iluminación como nunca antes la había tenido.

La tecnología de la iluminación LED evoluciona rápidamente por toda España. Esta nueva tecnología tiene entre otras ventajas la de mínimo coste de mantenimiento, muy importante para los tiempos que corren. Por otro lado las luminarias LED tienen el doble de vida operativa entre 4 y 5 veces mayor que una lámpara de sodio. También la iluminación LED tiene mejor reproducción cromática; la luz blanca de las luminarias LED aporta alegría y brillo sin penalizar el consumo. Las luminarias carecen de filamentos, cebadores o balastos.

La iluminación pública es hoy en día un feudo casi exclusivo de las lámparas de vapor de sodio, tanto de alta como baja presión de ahí la necesidad del cambio progresivo a la iluminación LED.

La razón fundamental consiste, como hemos dicho, en la eficiencia luminosa de estas lámparas, que permite convertir cada vatio en una cantidad que varía entre 130 y 170 lumens. Aunque ya existen LED en el mercado con capacidad para alcanzar hasta los 150 lumens por vatio, la mayoría de LEDs comerciales proporcionan entre 80 y 100 lumens, en base a un régimen de funcionamiento que prima la fiabilidad y durabilidad. No obstante, la tecnología LED sigue destacando por ser la forma de iluminación que evoluciona mas rápidamente y sus posibilidades de desarrollo aún no han alcanzado techo.

Hoy en día, la iluminación LED ya tiene suficiente entidad y acumula ventajas significativas como para medirse e incluso superar a las lámparas convencionales de vapor de sodio, especialmente en aquellas aplicaciones críticas, donde se requieren ciclos de apagado y encendido rápido o donde prima la calidad y reproducción de colores y el bajo coste de mantenimiento, por todo esto las entidades publicas están apostando por esta tecnología y Castromocho ha sabido, esta vez, coger el tren de progreso al principio.